¿QUE ES LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

A lo largo de la vida surgen muchos problemas con las personas que nos rodean. Lejos de preocuparse (excepto en casos determinados) lo más importante es saber solucionarlos de forma adecuada para que no debiliten nuestra relación. En algunas ocasiones es posible que necesitemos ayuda profesional para poder afrontarlos. Uno de los métodos que utilizamos en nuestra consulta es la mediación familiar.

La mediación familiar es una forma de resolver las tensiones o los conflictos que surgen en una familia con la intervención de un mediador, que es imparcial y neutral. Ese mediador juega un papel muy importante, porque ayuda a la familia a dialogar y alcanzar acuerdos.

En realidad, los fines principales de este tipo de tratamiento son prevenir, minimizar o resolver los conflictos familiares, como pueden ser los diferentes problemas de relación entre las personas que forman la familia (fundamentalmente entre padres e hijos), las desavenencias que surgen tras una ruptura, una separación o un divorcio.

Pero también pueden ser útiles para ayudar en las dificultades que se derivan del cuidado de familiares mayores o con discapacidad, en cuestiones de enfrentamientos por herencias o empresas familiares y en muchos otros conflictos.

En caso de que necesites ayuda en tus relaciones familiares te animamos a que consultes con nosotros, donde podemos informarte amplia y adecuadamente. En nuestra consulta encontrarás la asistencia necesaria para gestionar los problemas más complicados que puedan presentarse entre los miembros de tu familia.