LA TECNICA DEL TIEMPO FUERA

LA TECNICA DEL TIEMPO FUERA

En nuestra consulta de psicología clínica podemos ayudarte a poner en marcha una serie de métodos que pueden ayudarnos a superar problemas de conducta en los más pequeños de la casa. Uno de ellos es conocido como “Tiempo fuera”. A continuación te explicamos en qué consiste y como aplicarlo.

Es fundamental saber aplicar correctamente la técnica para que resulte provechosa y se alcancen resultados satisfactorios. Se puede echar mano de ella ante un niño enfadado o ante uno que quiera llamar la atención de los adultos.

La meta del tiempo fuera es hacer desaparecer las condiciones ambientales que rodean a la conducta a corregir. En la consulta te mostraremos como la solución pasa por irnos nosotros o mover al niño de lugar para que se tranquilice y reflexione. Se trata, en definitiva, de promover un cambio en el entorno.

Tras aplicar el tiempo fuera, hay que retomar la conversación con el niño para poder explorar los motivos de su conducta. No usaremos bajo ningún concepto el chantaje emocional ni extenderemos el tiempo fuera durante más tiempo de lo necesario. En el caso de los niños un patrón es un minuto de tiempo fuera por cada año de vida. El tema es que no lo vean como un castigo en el que se les aísla.

Te mostraremos que el tiempo fuera puede ser de aislamiento, de exclusión, de no exclusión o auto-impuesto. En este último caso se puede aplicar también en adultos. Se trata de que la persona decida irse ante situaciones de crisis para protegerse y para mejorar la situación. Se usa mucho en terapia de pareja e implica que tras el tiempo fuera es imprescindible dialogar y analizar el motivo del conflicto.